lunes, octubre 20, 2003

Desagradecida

Me voy a Barcelona. Y se lo tengo que decir a los del jazz, sobre todo al percusionista, que se ve ya grabando para Blue Note. Fuí a cantar el viernes y fue un desastre: no me gusta cómo tocan ni lo que tocan, y me pone nerviosa saberme incapaz de decirles que paso.
Me iré a Barcelona. ¿Encontraré un magnífico quinteto allí? ¿Haré mis cursillos del Goethe? ¿Escenografía? ¿Traduciré novelas de amor de Plaza & Janés? ¿Cantatas de Bach? ¿Partidas de Kult? ¿Escribiré la obra que me ha pedido Marisa? ¿Andaré de noche por las calles, sobre el frío? ¿Amigos? ¿Cómo será mi casa? ¿Un pianista? ¿Un bar preferido? ¿Una dirección postal? Paradas de metro, el mar, asfalto, albañiles polacos. ¿Hay río en Barcelona?
Ya no me acordaré de los del jazz, que tan amorosamente me han acogido y a los que escupo a la cara, perra desagradecida.

No hay comentarios: