lunes, octubre 13, 2003

Dramática

Ésa soy yo, la dama del drama, Strindberg e Ibsen en una solo paletada. Odyr se hace ahora acompañar de una "deusa africana", según sus propias palabras, en una "tentativa pedestre" de ser feliz.
¿Es la vida realmente intensa y venenosa? ¿Beautiful and terrible? ¿A qué juego? Puede que esté haciendo una apuesta equivocada. Puede que Chéspir tenga razón y esto no sea que la cosa ésa told by a fool, pero si no se juega a que cuenta el dolor, si no pones cara de que sabes algo que no sabes, de buscar algo que de sobra no existe, si no te paras a escuchar el ruido y la furia, apaga y vámonos. Porque una cosa son las colecciones de camisetas y otra leer con fruición vidas ajenas vividas en París, la música. Yo no sé dónde estoy más viva, aunque en el momento actual me sienta más como un cadáver poco exquisito.

No hay comentarios: