domingo, octubre 12, 2003

El esnobismo de los torturados

Ayer vi en Antena 3 una peli de esas del mediodía sobre una chica bulímica, mi vida casera es así, y la visión del asunto era como si el problema con el alimento sólo lo pudieran tener personas sensibilísimas y extremadamente inteligentes. No es justo porque ellos se separan más desde ahí, desde ese estatus de superiores. Porque pienso en Ana cuando me rechazó porque yo no estaba en su altura de pensamiento, porque yo no sufría bastante por las cosas como para dejar de comer. Torturarse se puede uno torturar de mil maneras diferentes, y pienso ahora que lo que más me dolió no fue nunca el dolor y la enfermedad de Ana ni quedarme sin mi amiga, sino su rechazo, su desprecio, esto es, mi dolor, mi enfermedad, yo.

No hay comentarios: