jueves, octubre 30, 2003

Harta y congelada

Harta, no con el sentido de ahíta. No me hagáis sacar mi flamante y novísimo María Moliner.
Hace frío, te pones un abrigo. Hace calor, te quitas un abrigo. Y el frío es un tema del que podríamos hablar horas. Por qué tengo frío aquí, a menos de 100 kilómetros de África, y tuve frío pero me importó un carajo a 3000 kilómetros de África. Pero hablo de otra cosa, claro.

No hay comentarios: