jueves, octubre 16, 2003

Nostálgica

Waltz for Debbie. Eso todo el día.
Hubo una tormenta esta madrugada, mientras yo soñaba con el hijo de alguien, lo tenían encerrado y doliente porque era demasiado rubio, o no sé, pero poseía una increíble capacidad de verbalización, o sea que hablaba que te mueres. Yo estaba arrodillada a su lado en el pasillo de un claustro con intensa luz, mientras él, medio tumbado y moribundo, me contaba no sé qué conspiración. Entonces ha estallado la tormenta y me he puesto a contar en segundos lo que tardaban los truenos tras los relámpagos, para ver si se alejaban. Y medio dormida he pensado enternecida que eso lo hacía de pequeña. De tanta lluvia me he espabilado, me di cuenta entonces de la gran falsedad, lo de contar para perder el miedo lo había leído un libro.

No hay comentarios: