miércoles, diciembre 17, 2003

Ayer, por la mañana, a las nueve menos diez

La portera del edificio dos casapuertas más abajo de mi trabajo, le daba patadas a unas hojas secas mientras decía, con melodía, duiiiiiiiii, duiiiiiiiiiiiiiiii.

No hay comentarios: