miércoles, diciembre 10, 2003

Forja

Fui a ver Chillida, el día de mi cumpleaños. Esculturitas de barro de juguete y un grandioso hormigón armado. Eché de menos a mi abuelo Juan Parra, si no se hubiera muerto me podría haber explicado tantas cosas. Pero se murió en el 87, así que jamás sabré nada de forja y vaciados de la primera mano de un artesano loco. Llamé a Dani para preguntarle que si el acero iba por planchas soldadas. O es acero industrial, me dijo él. Me da respeto no saber. Pero Chillida tendría un par de hombres con monos azules ejecutando sus danzas. Lo que no quita para que olé sus huevos.

No hay comentarios: