viernes, febrero 13, 2004

El sur

Vuelvo al Sur, canturrée en el tren. Y ya tengo que volver al norte que me acoje y me alimenta.
Cuánto me gustaría tener en algún sitio unas frases sobre todo lo luminoso de las últimas semanas, los periplos argentinos, la mateada en el Parque Güell, la noche en serio iniciática con Amaia, Morten, Marian y el Demonio, la sesión musical en casa de Lolo el flautista de la calle Duquesa, la subida a la Mezquita con Marisa, todas esas cosas que no escribes porque cuando estás en ellas y piensas, tengo que escribir y capturar, no se puede. Sólo quieres cerrar los ojos y el famoso recostamiento, dejar que te pueda la luz.

martes, febrero 10, 2004

Vacaciones

Todo se desordena agradablemente, la vida recupera su caos fuera del mundo bicolor bipolar bivalente, ordenado y maléfico, venenoso para nuestros huesos. Nuestros huesitos pequeños que anhelan ser recorridos y no lo serán porque aún no podemos recorrida ser.

Estoy, me gusta de nuevo mi vida, vivir en Barcelona y tener llaves de casa de Fabián y Marisa, estar con Amaia y sentir el fluir de una vida no podrida no estancada, viva.

lunes, febrero 09, 2004

Día mío

Qué desastre. Qué hermoso desastre. Empiezan a coger adquirir tener las cosas su peso exacto verdadero para mí. Voy con gafas a todas partes y mis ojos se niegan a aceptar a las lentillas. En el caso de las sillas, dice Marisa desde la ventana. Hay sol en Granada, es lunes y es raro disponer de la mañana, pasear bajo el sol, día sin horarios. Quiero decir:

Día en el que el día es mío y puedo ir donde quiera. ¿Sé dónde quiero ir?