lunes, febrero 09, 2004

Día mío

Qué desastre. Qué hermoso desastre. Empiezan a coger adquirir tener las cosas su peso exacto verdadero para mí. Voy con gafas a todas partes y mis ojos se niegan a aceptar a las lentillas. En el caso de las sillas, dice Marisa desde la ventana. Hay sol en Granada, es lunes y es raro disponer de la mañana, pasear bajo el sol, día sin horarios. Quiero decir:

Día en el que el día es mío y puedo ir donde quiera. ¿Sé dónde quiero ir?

No hay comentarios: