viernes, julio 07, 2006

400 pesos

A veces me abrocho el ego y uso pañuelo y zarcillos largos como solía y salgo a la calle, cualquier trámite es excusa para que me parezca una aventura. Si puedo ir contigo unas cuadras es mejor caminar como si estuviéramos dentro de una película. Si estoy sola observo a los dos hermanos del subte hasta Perú con cara de tristeza de volver a casa, o a ese señor que esta mañana en Sarmiento iba tirando unas muestras de champú al suelo y luego se escondía en un portal a atisbar si alguien se agachaba a recogerlas.
Hoy ha terminado mi paseo en fracaso porque hacía mucho calor y yo llevaba puesta mi rebeca larga de lana negra y estuve a punto de perecer en Diagonal Norte y Mitre del sofoco. En la cola delante mía un señor intentaba que le pagaran hoy para comprar sus medicinas. A me dieron la miserable paga por trabajar en el festival de cine, y me volví a casa haciendo la estupidez una vez más de equivocarme de sentido y dar un hermoso rodeo.

No hay comentarios: