miércoles, agosto 02, 2006

Almuerzo en soledad número 97

Escucho el cd de Elis que me grabó Dani en tiempos inmemoriales, para asegurarme el sostenimiento de la melancolía. El día es frío pero no de ésos tan fríos que el cielo se queda limpísimo de azul y el sol brilla y nos queda una esperanza, es un día de invierno de mierda, nunca volverá el verano en la orilla parece. Calígula duerme en mi regazo como hacía de pequeño, la casa está ordenada hasta enfermizos límites, tengo faringitis. No sé si me preparé polenta o tortilla francesa, mis comidas solitarias últimas. Antes comía otras cosas, son épocas. Creo que es termómetro indiscutible del estado del alma lo que uno come cuando come solo.

No hay comentarios: