viernes, febrero 13, 2004

El sur

Vuelvo al Sur, canturrée en el tren. Y ya tengo que volver al norte que me acoje y me alimenta.
Cuánto me gustaría tener en algún sitio unas frases sobre todo lo luminoso de las últimas semanas, los periplos argentinos, la mateada en el Parque Güell, la noche en serio iniciática con Amaia, Morten, Marian y el Demonio, la sesión musical en casa de Lolo el flautista de la calle Duquesa, la subida a la Mezquita con Marisa, todas esas cosas que no escribes porque cuando estás en ellas y piensas, tengo que escribir y capturar, no se puede. Sólo quieres cerrar los ojos y el famoso recostamiento, dejar que te pueda la luz.

No hay comentarios: