viernes, septiembre 26, 2008

La Biela

Mastico unos resentimientos y una pena. Debería escupir de otra manera, debería tranformarme de color veneno a color aterciopelado, desremoverme a un estado marítimo, alegrarme de pasear otra vez esos árboles de Recoleta bajo los que me sentí en Buenos Aires la primavera 2004 que llegué. Pero es demasiada ausencia.

2 comentarios:

david garrido collado dijo...

¿Qué estaría yo haciendo en la primavera de 2004?, ¿dónde estaría metido?. Ay, si hubiera alguien que me lo recordara.

Anónimo dijo...

pues ve a que te hipnotizen, atontado