sábado, septiembre 27, 2008

la egolatría reina sin serotonina

Sopla mucho el viento, en los pies apoyados en la mesita noto la vibración de la música desde el altavoz, Djavan me deja ser porque es mi conquista unívoca, una parte de mi ser yo que no necesita nada para justificarse. La tarde se cayó del cielo hace rato, llega la noche, fue sábado, se preparan las muchachas en otros lugares para salir, para tener sueños, para la divina tontería. Yo también salgo, me pinto los ojitos, me pongo bota de tacón chino, me tapo la enfermedad con la chamarreta de cuero.

No hay comentarios: