lunes, octubre 06, 2008

El sentimiento inverosímil

Y es de pronto estar sentada por la noche en una terraza tomando zumo de piña recién exprimido frente al Panteón fides et patria, y darme cuenta así de que estoy en Paraguay, donde las plantas se exuberan tanto que si durante tres meses no transitaran personas se lo comerían todo. Y es de pronto el estar en un coche recorriendo la ciudad, que sea de noche y la tarta de merengue que es el Palacio Presidencial iluminada Casino quede a nuestra derecha, y eres tú diciendo que sería una casualidad que fuéramos los dos juntos de viaje y no un plan romántico, soy yo con la alarma intensa posibilidad de intensidad encendida, eres tú pensando que un sentimiento es una cosa inverosímil, es el río, allá abajo, lejos, somos nosotros divertidos y sin peso no decidiendo que nos quedamos a vivir aquí.

No hay comentarios: