sábado, octubre 04, 2008

Esto no es la India pero

En el vagón de carga del tren una niña de no más de siete años viaja sentada en el suelo, le va dando el biberón a un bebé que lleva en brazos.
Frente a los edificios y el tranvía de Puerto Madero, el plástico artificial de las intenciones, a la entrada de la villa 31 venden directamente apoyados en el suelo de tierra fiambreras de plástico sin intenciones, zapatos usados, y en un tenderete plantado de cualquier forma, de una nada de palos y toldo, la gente está en un bar.
Al 1600 de Vicente López una señora duerme con sus dos hijos en el escalón de una casapuerta.
Los camareros de cualquier resraurante te aliñan las ensaladas mil veces mejor de lo que podrías hacer tú.
Las raíces de los ombúes se rebelan bajo las plazas.

No hay comentarios: