sábado, octubre 04, 2008

Te doy mis ojos

Me tocó de este lado de piernas depiladas y Allure de Chanel, muchos años me quise divorciar de ese poder femeneidad que no sé utilizar por lo demás, me patalée las capacidades Cleopatra conquistaimperios, quise ser ellos, y es porque me gustan tanto que los quiero asimilar. Pero soy mujer y así me toca este lado de la falda que campanea al caminar, del pantalón ceñido a la cadera y la invitación al viaje, porque no quiero quedarme en tierra, quiero de los lados de los hombres y de mi propio lado viajar. Añoro esa omnipotencia sexo, ese momento elección o torre de marfil que abre su puertita y es por dentro depravada en su amplitud, un hambre, un fervor, el estado avalancha de la vida que se quiere a mordiscos, el dolor de existir peleado en el placer, la sorpresa del amor la redención, del grito respondido.
Muchos años quise ser ellos y ahora sólo quiero ser yo y yo soy mis olas, mi este lado cintura abarcable pero fiera, mis ojos que me han visto recorrer las carreteras kilométricas de mí misma, mis ojos que siguen viendo sendero adelante, posibles adelante, diversión adelante, y un sol que nace y se pone y vuelve y no se detiene y está tan hambriento de días por venir como yo.

No hay comentarios: