lunes, noviembre 17, 2008

Un Buenos Aires privado

Porque hoy te has ido juego a tomar bondis desconocidos, el 7 hasta Congreso desde Retiro, el 17 desde Piedras hasta Juncal, recorro Avenida de Mayo en el subte desde Rivadavia hasta la Plaza, camino bajo los jacarandás, miro escaparates, reconozco mi Buenos Aires privado, entro en la Legislatura en el día del militante a una conmemoración viva Perón carajo con una bolsita con lencería sexy de regalo para la mucama paraguaya, así que contraveniendo el espíritu revolucionario me siento traidora y por lo tanto feliz, me preparo una cena de soltera mientras me acuerdo de cuando sentada con la cortina de muselina blanca transparente ondeándome delante de la cara y el altavoz taladrándome el tímpano, cada vez que te vi en la pantalla me puse colorada como un tomate.

No hay comentarios: