miércoles, febrero 04, 2009

Ayer en la cocina de Chantal


Esto es lo que pasó: ella hablaba de pie en su cocina, rodeada de su casa frente al puerto tapizada de chapa pintada con pintura para barcos color caterpillar, rodeada de sus vasos de cristal rojo y sus tazas de té desparejadas y sus cuadros en la pared tras el sofá, de sus plantas y aisladores de postes de la luz, de su papel de pared floreado, de sus miles de vidas vividas, del echarpe de telar que me presta cuando me entra frío. Y eso que indisolublemente es ella y habla de algo, es un señalador del acontecimiento escisión que a mis 33 años da comienzo a otro transcurso de las cosas que me conducirá hasta la edad de Chantal, cuando yo estaré en mi propia cocina y en mi propia casa y habré vivido mi vida desde los 33 años hasta entonces sin ti. Ese habré vivido me cubrió primero de vértigo y luego de sombra que me ensombreció la tarde, el viaje, la intención, la vida.

No hay comentarios: