jueves, febrero 05, 2009

Los disidentes


Bajo por Cumming desde la Plaza Bismarck para llegar a los cementerios. Entro en el número 2 y en el número 1, me gustan mucho porque están desordenadas las tumbas y no hay calles cuadriculadas y las verjas de entrada están cerradas con cerrojo pero entras lo mismo. Dejo el de los disidentes para lo último (se llama así porque los católicos no dejaban enterrar a los protestantes en su terreno bendecido y hasta el 1825 cuando los ingleses apóstatas tuvieron su hectárea sus cuerpos apóstatas se tiraban al mar), porque parece que es el más bonito de los tres. Cuando llego a la cancela no puedo abrir el cerrojo, aparece el guarda y me dice que no abren hasta las tres, que son menos cuarto, así que me parece que no son tan tan disidentes estos muertos, y me quedo sin ver los mármoles blancos y la vista magnífica de los cerros y el mar y los barcos de la que gozan los muertos disidentes.

No hay comentarios: