lunes, febrero 09, 2009

Missing


Vestidito verde. Chanclas plateadas regalo de Ale, pies por lo tanto bendecidos. Salgo. Camino por la Avenida Suecia hasta el metro Los Leones. Me compro una tarjeta de transportes. Bajo al andén. Subo al vagón cuando llega el tren. Me siento en un lugar libre. Estoy en Santiago de Chile, pienso, voy a pasearme por las calles de Missing. No pienso nada más porque estoy devastada. Así, como una ciudad arrasada por las bombas, como una Beirut cualquiera. Me daría igual estar en el metro de Berlín, las calles tendrían otro nombre y en vez del vestidito verde hubieran sido unas botas y un abrigo, un jersey azul. No caminaría al salir en La Moneda hacia el Museo Precolombino sino a la Neue Nationalgalerie. Seguiría devastada. Y es que hoy se me han parado las obras de reconstrucción.

No hay comentarios: