viernes, abril 24, 2009

Cuatro cuadros de Ingres

Con los cuadros me pasa como con las musiquitas, como con algunos trocitos de libro, hay algunos que son míos, los he habitado, y al volver, estoy volviendo a un lugar que sostiene mi canción mientras yo no estoy. Los blancos de Utrillo, los trazos azules de Gauguin y los azules que hacen pupa de de Staël, la mirada Picasso cuando Picasso ve, Velázquez sin terminar, Degas, Toulousse-Lautrec, Grösz, Cranach, Rembrandt y Schiele cuando dibujan, las sombras Delacroix, el abismo Balthus. Pero Ingres y su amor por lo que se ve, su perspectiva cambemba y tiro porque me toca, the flesh, los pasillos corridos en el Louvre o en la National Gallery sólo para llegar, siempre, a él, son un camino a casa, a mi casa, a mi amor por lo que se ve.

No hay comentarios: