jueves, abril 16, 2009

Save a little room for me

Hay tictacs del reloj que te retienen el corazón hasta después de su antes, los conozco, hay uno que yo me sé y espero que aparezca. Hay tictacs del reloj que te apremian al rush, porque se van. Hay otros que te marcan el ritmo del respirar y van tranquilos sin prisa en su felicidad. Y está éste, que pasa de todo porque está seguro plantado en sus horarios de tren, en su puntualidad inglesa, en su miércoles 22. A las nueve.

1 comentario:

Montaña dijo...

mi querida lou lou. la cancion que te hice escuchar en el barco era profética… ahora entiendo por qué la escuchaste tantas veces ;)

"This just might hurt a little / love hurts sometimes when you do it right / dont be afraid of a little bit of pain / pleasure is on the other side"

Good luck!