martes, mayo 05, 2009

The cook, the thief, his wife & her lover

Estuve en Londres, Londres con su escafandra inglesa y sus parques, sus tés, su río, sus double-decker buses, sus botellitas de pinta de leche riquísima, sus minitabletas de chocolate belga y sus músicos perfectos, sus cielos Turner, sus cuadros al alcance de la mano, sus bancos dedicados con plaquitas in memoriam, el azul hermosísimo del reloj de Saint Martin, su tolerancia casi holandesa y su estado policial. Londres, me han gustado mucho todas tus barandillas.

No hay comentarios: