sábado, mayo 02, 2009

Madrid nocturnamente me idolatra

Y es porque me siento cuando camino Gran Vía abajo como Natalie Portman al final de Closer, por la música que me recibe al entrar en esta casa de la que tengo llave (y ya llevo cuatro llaveros en el bolsito violeta), porque la noche usurera esta noche será generosa conmigo y con mis medias verdes caladas, porque a mi alrededor se congregan los que me quieren ver bailar, porque la vida sigue con repique de campanas, porque no importa dormir o no dormir, porque los subjuntivos son absurdos, porque mañana no existe, porque bajar una acera ya es un cruzar un Rubicón. Porque hoy me veo tan hermosa que todos deberían matar por lo que se interpusiera en su camino hasta mí.

No hay comentarios: