viernes, julio 10, 2009

Fumé de pescado nacional


El pescadero se extraña de mi acento y me pregunta de dónde soy. Como su compañero de la mili era de Villamartín se enternece de mi origen, y cuando le pido que me dé las sobras de mi merluza fileteada para hacer caldo me regala unas hermosísimas raspas de rape y de mero que tiene guardadas por ahí. Preparo el mejor litro y medio de fumé de la historia gracias al servicio militar obligatorio.

2 comentarios:

Calvin dijo...

:)

Curro dijo...

Caldito para las muelas. Deja que salgan, deja...