lunes, julio 06, 2009

Si bastara con llorar


Si pudiera creerme que la tristeza se cura con truquitos, como la jaqueca.
Si pudiera hacer que dormir fuera tan fácil como preparar tostadas con miel y mantequilla.
Si pudiera sanar con sólo querer sanar.
Si el pensamiento delimitara el sentimiento.
Si bastara con ver la luna sobre la Plaza de Oriente, matarse a yogas, hacer bizcochos con nueces, colgar cuadros, limpiar cristales, dejarse abrazar, coser muñequitos, cantar Into the groove en versión oscurantista, comer chocolate, volver a estudiarme Cefiro torna once años después, pasear con mis amigas, bailar en los bares de ambiente, reírme y estar contentísima, tener libros nuevos de Asun Balzola, volver a Onetti y Nabokov, tomarme las infusiones de las dos de la mañana no sola sino con mi compañero de piso, ir a Bilbao toda una semana, no bañarme en un pantano de Cuenca pero observar en derredor con el agua fangosa hasta las rodillas y las percas rozándome.

No hay comentarios: