domingo, agosto 02, 2009

Allure

Demasiado Allure, maquilladísimos los ojos, con el pelo teñido de castaño, un escote de color morado quizá demasiado pronunciado y la falda blanca con aberturas a los lados del tailleur italiano que me compré en Barcelona en el Passeig de Gracia hace cinco años para ir a la entrevista de la Teknon, me largo a la calle. Óscar me acompañó ese día a probarme trajes, nos encantaba ir de compras juntos. Bajando la calle nos encontramos con Manolo, yo llevaba una minifalda cortísima. Qué absurdo que todas estas cosas se te queden grabadas en la memoria cuando en realidad no sirve para nada más que para contarlas así, aquí, con lo tarde que es. A lo que iba: me largo a la calle, con los taconazos, vestida como para una pedida de mano, camino al 7Bar, sólo por no estar en casa, sólo por escuchar a Roberta pinchar una vez más una pequeña edad de hielo. No me quiero morir bajo mi techo esta noche, prefiero disimular haciéndome la moderna.

No hay comentarios: