martes, agosto 25, 2009

Daño

Anoche me dijiste: me gustaría tenerte cerca. Me dijiste anoche: me gustaría tenerte cerca. Hacía tiempo que cuatro palabras no me hacían sufrir tanto.

No hay comentarios: