viernes, agosto 07, 2009

Ex nihilo

Abro un cuaderno de hojas naranjas que me hizo mi padre cuando yo tenía 20 años. Viaja conmigo pero no lo utilizo. Dentro encuentro un poema de Tuñón, Lluvia, con mi letra de entonces, y cinco tarjetas de visita de distintas épocas de mi vida en Argentina:
La del imán sufí de Mallín Ahogado.
La de mi jefa del Euskal Echea.
La de mi jefe de la Editorial Médica Panamericana.
La de la supervisora de Air Canada de cuando fui un rato guía turística.
La de la directora de la Alianza Francesa de Neuquén.

No hay comentarios: