domingo, agosto 02, 2009

Je deviens frivole

Fui a comprarme sujetadores, corpiños, soutiens, sostenes (son todas palabras feas, ahora que lo pienso, con lo monono que es lo contenido, qué feo el continente), cosa que hago una vez por año, en las rebajas, porque sólo me los compro carísimos y de encaje, muero por Andrés Sardá, aunque hoy me he comprado Aubade y Lejaby. Algo que da la edad es saber cuál te va a ir bien y cuál no, yo soy 90B escote balconnet (deberían poner una casillita en el DNI). Cuando uno me queda bien y me gusta me compro de todos los colores que haya, y es que es tan difícil encontrar uno que sea para ti. Luego viene la parte en la que ya van siendo tuyos y sabes con qué ropa ponértelos, en que los reconoces al abrir el cajón, en que te preguntas quién te los desabrochará y con cuánta rapidez o con cuánta lentitud (ay, sí). Y al preguntarte esto compruebas cómo te vas alejando de la conyugalidad, con tanta rapidez y con tanta lentitud.

No hay comentarios: