viernes, agosto 07, 2009

La flor de mis heridas

Sangra sangra sangra sangra sangra y no deja de sangrar. Es incurable. Es intapable. Es mejor dejarla sangrar sangrar sangrar sangrar sangrar y que riegue el planeta y yo seguir viviendo como si nada, como si esa herida abierta no sangrara sangrara sangrara sangrara sangrara.

No hay comentarios: