miércoles, agosto 12, 2009

La vida es más emocionante contigo

Eso me dice mi primo cada vez que viene a secuestrarme con su coche a cualquier punta de Madrid en la que yo esté, para que hagamos cosas para él insospechadas como faltar a su oficina y pasarnos la mañana tumbados en el césped o caminando por Argüelles buscando un restaurante o quedarnos parados en la carretera porque a mí se me antojó ese color del cielo. Mi primo se ríe de que los camareros me pasen indefectiblemente sus teléfonos después de contarme que son de San Telmo o Chacarita. Siempre le ando pidiendo que me transporte a Calígula de una estación a otra, siempre me está llevando o trayendo al aeropuerto. Quizá porque siempre me ve en vorágine o haciendo cosas para él insospechadas como dar conciertos raros en sitios quizá demasiado elegantes, mudarme de casa una vez por mes, olvidarme el biquini en todos lados, piensa que la vida es más emocionante conmigo. Para mí lo emocionante es que mi primo aparezca con su coche en Puerta de Toledo, Atocha, Méndez Álvaro, Gran Vía, Paracuellos, y me lleve a recorrer túneles y a tomar cafés con hielo.

No hay comentarios: