viernes, julio 31, 2009

Por las noches haremos lo de siempre

No he hablado todavía de que tengo a veces un compañero nocturno, alguien a quien le puedo mandar un mensaje a las cuatro de la mañana para ver si está despierto y que sí, que esté despierto, y que sí, tenga ganas de ver una peli o cocinarse un atún en tomate, ver la noche pasar hasta que abren el bar del frente para el descafeinado de las seis de la mañana. Alguien que como yo pasa las noches de largo y a veces la mañana y con quien encontrarnos a las diez entrando en la Fnac y comprándonos Joseph Conrad respectivos, dar una vuelta absurda por esa calle tan bonita de la curva soportando el sol como vampiros para después irnos a dormir o desayunar por tercera vez. Así que cuento ahora que a veces mis nocturnales son un rato compartidas, lo contenta que estoy de tener un amigo, lo contenta que estoy de que a lo mejor a él también se le aparece como entrañable la idea de no estar tan deshauciado en la madrugada.

No hay comentarios: