viernes, agosto 07, 2009

Quién sabe por dónde andarás


El grabado es de Mercè Riba
Paseo por el barrio, es de noche y hace mucho calor en casa, antes de intentar dormir quise ver la luna llena, y sólo la veo en los reflejos de los balcones, de las ventanas, hasta que salgo a alguna plaza abierta o a alguna cuadratura de estas calles vasos comunicantes. Es el día de recogida de muebles viejos y una pareja de sillones de mimbre en San Nicolás, en la calle Mayor un espejo en el que alguien se miró, me hacen apenarme de no tener la cámara. Anoche di la vuelta nocturna de sereno con Guillermo, me enseñó su árbol; hoy voy sola, cantando Perfidia, ya la anduve cantando en la oficina. Siento que es noche de bolero, después de ocho horas de pólizas y coberturas es una felicidad callejear adoquines, doblar esquinas de iglesias, poder cantar más alto. Dos viejitas acomodan su paso detrás de mí y se callan para escucharme. Cuatro vagabundos duermen sobre sus cartones, quién sabe por dónde andará el otaku clochard que dormía delante de la cancela de Aduana. Yo voy volviendo a casa, apagando la noche de bolero.

No hay comentarios: