martes, agosto 04, 2009

Tres madrinas

Tengo tres madrinas, como la Bella Durmiente de Walt: Paquita, Gloria, Chantal. Mientras yo duermo, ellas velan. Mientras yo vivo, ellas me miran. Y yo las admiro y las quiero y necesito ese trocito de cobijo y de casa que tienen siempre para mí, fanales en la tormenta, lámparas de aceite en la ventana, luceros al amanecer, pilotitos que se enchufan a la pared para que los niños no tengan miedo. Aspiro a que mi vida sea tan ancha y generosa como la de ellas y a parecérmeles cuando termine de ser yo, a ser como esos chales que me prestan cuando tengo frío: cálida, hermosa, lujo, necesaria. Nunca podré dar tantas gracias como os debo, a las tres.

No hay comentarios: