jueves, agosto 27, 2009

A voice within me keeps repeating

Eres el único al que he estado queriendo, cómo voy a hacer para querer a nadie más. Aunque repita gestos, abrazos, cafeteras, cómo voy a hacer para preparar café por la mañana para otros nosotros. Mi vida va a ser mucho rato ese intento de remedo de Woody Allen con las langostas en Annie Hall, extraños acomodos a personas extrañas hasta que prescriba y caduque la designación de tú como tú, hasta que deje de esperar encontrar cierto engranaje preciso y sólo nuestro. Muérete ya, memoria maldita.

No hay comentarios: