miércoles, septiembre 16, 2009

El peluquero bisojo


El peluquero de Bea se acerca mi pelo mucho a la cara porque no ve ni torta, yo estoy tranquilísima inexplicablemente mientras él me corta y veo caer los mechones de mi melena alrededor. Me inquieté antes, cuando mientras estaba poniendo el colador al revés sobre la taza le pidió a la señora a la que le acababa de dar el tinte y para la que preparaba un té que le buscara sus gafas porque se las había quitado y no las encontraba (como me pasa a mí por las mañanas). Lo que sí que me preocupa es que prácticamente se mete las puntas de mi pelo detrás de los cristales de las gafas y se puede sacar un ojo con las tijeras. Corta con tacañería, yo que quiero deshacerme de las puntas históricas que tanto han visto y que están ya incandescentes y él que si la melena salvaje que si Barbarella: el primer peluquero anti-mutilador y pro-cardado del mundo. Y tenía que ser bizco.

1 comentario:

Hippeis dijo...

LOL... ¿Qué te han hecho Loulou?