martes, septiembre 22, 2009

En la cola del Renoir


Estamos en la taquilla y una pareja Asesinos natos se nos acerca desde el último puesto de la cola, nos alarga un billete de cien y nos dice que si les compramos su entrada nos invitan a la nuestra. Así que el derecho de ver las cosas que más me gustan de la peli a primera vista (primera escena The Searchers, The Dirty Dozen todo el rato, esa escena en la que Shosanna al ver en celuloide al malo se conmueve, las capacidades lingüísticas del coronel alemán, Morricone) me lo han comprado un señor guapísimo tatuado y con chandal y su novia rubia y cine club porque no quieren perderse las letras del principio.

No hay comentarios: