lunes, noviembre 02, 2009

Hamaca paraguaya

Me acerco a la Agencia Municipal de empleo, sospechosamente vacía. Me siento y le explico a la señorita pelirroja que llevo dos semanas aquí y que me parece inexplicable no haber encontrado trabajo todavía. Ella sin inmutarse me saca un impreso, me indica que lo rellene, y que se lo traiga "debidamente cumplimentado" dentro de 15 días, fecha en la que alguien lo recibirá encantado y lo guardará en el archivo correspondiente a la espera de que algún intrépido empresario venga a buscarlo. Salgo a la calle bien enmelada en el ritmo del sur, me encuentro con Jorge que me agarra por los hombros y me dice: te tienes que reajustar el tempo.

No hay comentarios: