miércoles, octubre 07, 2009

La intérprete


A Pollack le encantan las historias de amor truncas, y a mí hablar de lo que salvo de las peliculitas que no son cine sino peliculitas: el técnico de sonido amigote, Sean Penn, Sean Penn atormentado por la pérdida enamorándose ipso facto de esa mujer sola e imantada por los astros, el detectable crecimiento de la planta seducción desde la escena en que se conocen, la verdadera historia de su amor cuando se vuelvan a encontrar, la canción de Chico Buarque que describiría el momento en que ella apuntando con la pistola al dictador le pide explicaciones de amante por su deserción, por su cambio, por su abandono, por su canallería, ese libro que la ha formado a ella como ella.

No hay comentarios: