sábado, octubre 10, 2009

Odio el plástico


El plástico no es cálido, el plástico no es frío.

El plástico dura para siempre, inalterable, y si se altera es para rayarse de manera poco estética.
El plástico no tiene esa cualidad porosa del barro, el papel, la madera, ese tacto comunicante con las cosas que contiene.
El plástico no tiene esa cualidad sostenedora del cristal, el metal, la porcelana, esa distancia incomunicante con las cosas que contiene.
El plástico no pesa.
El plástico no es tragedia cuando se rompe.
El plástico no se puede acariciar ni ser evocador como el marfil, la piedra, el cuero, la plata.
Las cosas de plástico las dejas atrás sin remordimiento cuando te mudas.

1 comentario:

filemon1970 dijo...

tienes mucha razón pero, desgraciadamente, para llevar los filetitos empanaos o la tortilla de tres dedos a la playa hacen falta unos buenos tuppers