viernes, noviembre 06, 2009

Asesinato

-¿Cómo fue?
-Una grieta en la mejilla.
¡Eso es todo!
Una uña que aprieta el tallo.
Un alfiler que bucea
hasta encontrar las raicillas del grito.
Y el mar deja de moverse.
-¿Cómo, cómo fue?
-Así
-¡Déjame! ¿De esa manera?
Sí.
El corazón salió solo.
-¡Ay, ay de mí!

No hay comentarios: