jueves, noviembre 05, 2009

Cádiz en sus bares


El Maca aterido de frío se arrebuja en su chamarreta. Antonio consulta con el Nolo y en voz alta le dice al Maca que debe 21 euros. El Maca pone una moneda sobre el mostrador y pide un coñac. Javier se termina lo que le queda de café con leche de un trago y se va a la máquina tragaperras. Desde allí le pregunta al Nolo qué número va a salir esa noche. El 37, dice el Nolo con mucho aplomo mientras le pone el café a dos abuelitas que se han sentado en un extremo y se ríen como párvulas cuando Antonio le pregunta a una refiriéndose a la otra si la niña no va a querer un molletito. Javier se compra un décimo y el Nolo le pregunta ¿sólo uno? Qué voy a hacer yo con tanto dinero si me toca, dice Javier, yo lo quiero nada más que para las trampas. Un señor con gafas oscuras y chándal al que nadie llama por su nombre no para de contarle cosas al Nolo. Se toma dos JB al hilo, se los sirve Antonio en una de esas copas con rayita, llenándosela hasta el borde. Son las nueve menos cuarto de la mañana.

No hay comentarios: