domingo, noviembre 22, 2009

Vernissage


En mi paso fugaz por la capital del imperio se quieren poner las estrellas de mi parte y me regalan un local de encuadernaciones puesto con mimo y primor y empacho de André Bréton lleno de mi lobby gay privado y de dibujos de Hisae y de botellas de mezcal y de artistas mexicanas. La intensidad artística adquiere un tono de ph ácido diametralmente opuesto al tono básico de cualquier párrafo Belano y Lima y sin embargo me siento como si estuviera dentro de su DF. Estoy cargada de un dolor que también podemos llamar mexicano o de Perla Avilés, y que más que dolor es una melancolía dolorosa por lo perenne de su encono. Cuando tomas mezcal rodeada de esos hombres que aman a otros hombres y te aman a ti y están encantados de que te conviertas en una divorciada y te apartan el pelo de la cara y te piden que cantes Te solté la rienda cantas Te solté la rienda porque todas esas mexicanas venidas desde México van a ser las únicas capaces de sorberse ese sentimiento al unísono contigo. Y las estrellas quizás no sean esas izarrak gurekin daude que querría, pero son otras estrellas que me enseñan sus puertitas y como tales las reverencio y espero seguir existiendo para vivir atardeceres a caballo y noches mezcaleras y escribir poemas en servilletas de papel que meterme en el bolsillo de detrás del pantalón y encontrarme billetes del 106 en algún bolso y cantar dolores mexicanos con mi voz y que me vengan a decir que les desperté una puertita terrena y que me busquen en mis ojos las estrellas que brillarán para algunos nosotros que seré y que haya alguna vez un consuelo para esas lágrimas negras que te lloro.

4 comentarios:

Pablo dijo...

Quién pudiera reir como llora ella, cantaban la otra noche las estrellas de la capital del imperio. Pucha, debería haber sabido que era porque vos estabas por ahí cantando. Vivan las formas de tenerte cerca, Loulou, y viva el tiempo, que ya se hará cargo de esas lágrimas.

Hippeis dijo...

¡Enhorabuena, Piticli!

Que sepas que estoy orgullosa de ti. En cualquier caso siempre podéis ser como Richard Burton y Elisabeth Taylor. Aunque no te lo recomiendo, sobre todo porque alguna tendrá que acabar siendo Michael Jackson...

filemon1970 dijo...

en esos bolsos tuyos con tantos Kilómetros como los baules de la Piquer y con tantos artículos(tornillos, servilletas, granos de maíz, arena, ...) como una tienda de antigüedades, ¿no hay sitio para ese consuelo a las lágrimas negras para cuando te haga falta?

Loulou dijo...

Ya se pasa, con unas tejas de la confitería Ezeiza de Tolosa que me regalaron...