miércoles, diciembre 30, 2009

Debo a la conjunción de un espejo

En una noche del Islam que se llama la Noche de las Noches se abren de par en par las secretas puertas del cielo y es más dulce el agua en los cántaros; si esas puertas se abrieran, no sentiría lo que en esa tarde sentí.

No hay comentarios: