lunes, diciembre 28, 2009

Invención invernal indoors


Bellezas invernales en la canción de Rufus por dentro del salón, el ruidito de la estufa quemando oxígeno, las montañas, el frío y Granada afuera del balcón, un perrillo acurrucado sobre un almohadón, el yersi más gordo del mundo, una cocina en la que cocinar, con su cajón para los cubiertos y sus tazas en fila sobre el anaquel, sus ollas, sus cazos, sus sartenes. El cielo es gris y es amplio y está lejos, yo vuelvo de la calle, del gorro, los guantes y el abrigo, de lo que queda de Granada, de un frío que corta el alma y te la saca humito de la boca. El ancho mundo espera frente a este trampolín al que siempre desde hace siglos subo antes de saltar, la casa de Fabián y Marisa, en la mano la llave que me dan para que entre y salga y pueda irme y volver a este puerto salvo al que me arrimo carabela, del que me reclaman con amores siempre. Es invierno hoy, se le nota a los cables de la luz y a las nubes y a los humos de las chimeneas, al verde de los árboles, se le nota a Rufus en sus trenes y preparativos de maletas que se cierran con un clac clac brillante que resuena en las intenciones de volver a la carretera, pura melancolía en pie, beautiful queen.

No hay comentarios: