jueves, julio 22, 2010

El amor putrefacciona la literatura

Ahora con la edad ésta que nos ha ido saliendo no podemos engañarnos con ciertas cosas, tenemos que dejar de pensar que el amor todo lo puede y que es manso cordero y una flor. Ahora sabemos que el amor es un escupidor profesional y que ha nacido para asesinarnos y crecernos dolores y llanteras. Malo, amor, malo. Con las edades que no son las de antes sabemos que quererse de lejos es querer a otros y mentirse malamente un amor falso conservado en aceite 100% vegetal desde las cartas y las cabinas telefónicas, sabemos que quererse de cerca es una gran chingadera, un Tourmalet. Y nos empeñamos, no obstante, en cavar y cavar sobre una pista que nos da una mañana un viajero. Literatura. Porque el comienzo es siempre literario y hay un verso, único, con sus palabritas dentro y su ilusión cometa dentro de eso que nace torbellino, nace terribles hámbrenes, y que consigue que nos crezca el escritor portátil. Qué bonita la mentira literaria del principio, cuando todavía lúcidos sabemos que estamos cavando en el estiércol para enterrarnos dentro, aún así del barro creemos hacer oro, con un poquito de métrica y sintaxis, nos sale, líquido, orfebre, de las manos, oh, el logos. Y el amor, que nos brota luego, sarraceno y cruel e imparable planta y susurrador engañador de bobos, nos llama a la quietud y a la parada y nos convence de la verdad de las palabras que en otro idioma menos blando se llamarían falsarias o puñaladas. Amor, deja de estropearnos la literatura, no te queremos por aquí, sólo amamos el fragor o el sabor o las camas en las que se ayuntan unas con otras esas puercas palabras. Salí, amor, salí de acá, nos corrompes la hermosa mentira belleza falsedad de las palabras. Vete, amor, pero no te vayas lejos.

7 comentarios:

Ch. dijo...

que bienitura querida, estamos llegando a lucida, ma chere

Te reenvio con gusto a una poeta, sufriente ahora.,aprendiendo ...que ir a aquello una vez mas es como el goce de pisar brasas, si se pasa de rato ,ya dolera irremediable

Anónimo dijo...

26 líneas, 316 palabras de frustración, declive y desesperanza. ¿De que sirvió?

Loulou dijo...

¿Qué tal si lo lee usted como yo lo escribí, allegro jocoso?

Anónimo dijo...

Des mots sans sentiment

Loulou dijo...

Ah, no, eso sí que no.

Pablo dijo...

Un amigo mío, que enseña literatura, cada vez que un alumno le pregunta "¿para qué sirve la poesía?" él responde: "a vos, para nada".

Anónimo dijo...

then I can't understand it