viernes, agosto 27, 2010

Yo, así, mejor me rindo

Hay, incuestionablemente, un mundo. No me lo discutan. Y dentro de ese mundo hay personas, inclasificables. No me las clasifiquen. Y esas personas todas se piensan un mundo cada uno, cuyo centro es, incuestionablemente, su sí mismo. No se lo discutan. Así, esto es un sin sentido. Porque unos tienen una calesita en un parque, otros sopesan sus financias, otros tuvieron apellido-tejado, otros caminan 5 kilómetros para acarrear el agua desde un pozo infecto, otros roban pro sus lujos, otros roban pro su angustia, otros recortan papeles con los que forran cajitas, otros se sientan muy erguidos. Y este mundo que existe, incuestionablemente, se vuelve así cuestionable. Porque todos lloramos, amamos, cogemos, vemos puestas de sol y estrellitas en el cielo y mamamos la leche de nuestras madres, y sin embargo cada uno se ve en si mismo historia y río y ombligo de vista. Y odiamos, también. Odiamos lo distinto, lo que no pertenece a nuestra heredad, descomprendemos el hambre cuando estamos hartos y anhelamos machacar al ahíto cuando nos morimos de hambre. Cambiémonos de cuna, así, ojos abiertos. Cambiémonos de lluvia sobre nuestra cabeza. Crucemos la frontera del suburbio o de la calle señorial. Seamos todos malditos, estemos todos bendecidos. La humanidad es un asco, pero es un asco tan hermoso que bien vale la pena que me dejen disfrutarla. Me dan ganas de matarlos a todos. Los quiero.

2 comentarios:

Calvin dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=n6nT31sTD1E&feature=related

Loulou dijo...

Me encantó.