viernes, septiembre 03, 2010

The thin red line

La línea que separa el amor del no amor, ¿dónde está? Dónde está la línea que separa el uno y el otro del estamos aquí los dos. Todas esas horas que rogamos pasar con quien equis bajo el sombrajo del amor, ¿no las habremos pasado ya? Medirse las palabras, las manos y el lunar, ¿cuándo empieza la mesura y cuándo la desmedida? Desde dónde el contador cuenta. Cuándo el mundo, bajo los árboles, o a mitad de la avenida recorrida, deja de ser el mundo acompañados para ser el mundo nosotros. Recuerda, recuerda con los dientes aquellos cruzar la calle a modo de prólogo y recuerda si puedes aquellos cruzar la calle in media res, dime cuáles pesan más, pluma o plomo. Contador maldito, aprende del Geiger sensible y apriétate el cero, a la de ya, que siempre llegas tarde, en marzo después de un glorioso febrero, en julio después de un desbaratado junio; guardas mal los acontecimientos, decides no amor cuando ya hace rato que nos habremos estado queriendo. Te voy a romper el alma, línea roja, te voy a mordisquear hasta que te quiebres y te abras y nos dejes entrar.

No hay comentarios: